Archivo de la etiqueta: el cestero

En el Frente Sur Republicano a 28 de Agosto de 1936

Hace algún tiempo que me llegó por email está información, pero he preferido primero comprobar que los hechos en el documento que de él me dijeron que habían sido extraídos eran ciertos. Y así tras comprobar que los hechos contados en dicho documento son reales y así ocurrieron lo publico.

Lo único, antes de que nadie empiece con su lectura decir que en el texto del documento se afirma que los hechos ocurrieron en el pueblo de Escurial y en su cementerio, pueblo vecino de Miajadas, cuando en verdad donde ocurrieron fue en Almoharín y su cementerio, según testimonios recogidos tanto por mi como por verdaderos historiadores y estudiosos del tema.

En documento se recogen las declaraciones de Bartolomé Avís Sánchez el 28 de Agosto de 1936 en Don Benito en el Frente Sur Republicano de Extremadura:

INFORMACIÓN OBTENIDA EN EL FRENTE SUR DE EXTREMADURA

Bartolomé Aví Sánchez, natural de Miajadas, de 44 años, casado, con 5 hijos, miembro de la Gestora republicana del Ayuntamiento de Miajadas y vocal del Comité de Izquierda Republicana de dicho pueblo, presentose en Don Benito el día 28 por la mañana, manifestando lo siguiente:

Que el día 26, por la noche, fueron fusilados en el Cementerio de Escurial 24 individuos, entre los cuales figuraban vecinos de Escurial y de Miajadas. De los fusilados esta noche conocía a Matea Bravo, hortelana de Miajadas, casada, que fue detenida en compañía de su marido (puesto en libertad el 26) el día 14 de agosto; Francisca, a) la del Rogelio, también casada y detenida el día 18, (su marido no ha sido detenido); Gregorio, a) Goro, el Escurialego, y su mujer llamada “la Manchega” y Jerónimo Calvo, éste de Escurial. A su juicio fueron todos fusilados por ser republicanos entusiastas.

Que el día 27 por la noche, fueron detenidos 12 individuos entre ellos el declarante y después los que se relacionan.

Que al llegar cerca del cementerio del Escurial consiguió romper la cuerda que le unía al Maestro Nacional Antonio Fernández, y corriendo en medio de las descargas que le hacían fugóse y sin descansar un minuto llegó a nuestras líneas.

Sigue leyendo